A Tunez, buscando el Imperio perdido

Descubre Tunez, La aventura tunecina

Un viaje a Túnez es una experiencia incomparable. Para los amantes de los viajes en tren, los ferrocarriles tunecinos son la perfecta opción al momento de trasladarse. Por apenas 25 €, se obtiene una tarjeta azul en clase confort para viajar durante siete días, y así conocer todo lo que este país tiene que ofrecer.

Con unas costas de ensueño, arenas blancas y doradas para elegir, el Mediterráneo bañando la superficie y aguas perfectas para bucear, quienes disfruten de la naturaleza y el encanto de la playa tienen 1300 kilómetros de costa para disfrutar en Túnez.

La historia del lugar es también un atractivo ineludible, ya que no todo es naturaleza allí. Las ruinas de Duga (también conocidas como Dougga o la antigua Thougga) son vestigios antiquísimos de la civilización del lugar, en un sorprendente estado de conservación. Pero vamos, ¿quieres conocer Túnez? Entonces te recomiendo que te informes acerca de La aventura tunecina. Veamos de qué se trata.

La aventura tunecina, “En busca del Imperio perdido”, es un juego lanzado por Descubre Túnez, con el que te puedes ganar el viaje que estabas deseando. Se trata de un paquete para dos personas, durante 4 días y 3 noches, en un hotel de 4 estrellas situado en la ciudad de Túnez, con régimen de media pensión. Cubre el vuelo de Madrid a Hammamet y el regreso a Madrid.

El objetivo es descubrir las pistas ocultas en cada uno de los escenarios que se presentan a partir del momento en que das click sobre la ola que se mece en la esquina inferior derecha de tu monitor.

De este sencillo modo, desde la comodidad de tu hogar, podrás hacerte de un viaje encantador a un destino privilegiado del Mediterráneo. Una vez allí, el descanso y el relax son protagonistas.

Numerosos spas y centros de salud serán el sitio indicado para disfrutar de los tratamientos de belleza y de relajación que estás necesitando para eliminar el estrés y las preocupaciones de tu cuerpo.

El desierto, infinito como él solo, es otro de los encantos de Túnez. Allí, la sola contemplación de semejante inmensidad te dejará pasmado y sorprendido ante la pequeñez del hombre en la naturaleza.

A lo largo de las playas, las dunas de arena son perfectas para disfrutar de bellísimos paisajes haciendo algo de ejercicio, mientras ganas algo de color en la piel bajo el delicioso sol de la región.

Y claro, toda esta actividad no puede menos que abrir el apetito. Para ello, qué mejor que incursionar en la gastronomía local, que espera con infinidad de recetas e ingredientes autóctonos que no puedes dejar de conocer: cous-cous, chorba, brik, dátiles, aceites y dulces para paladares de todos los gustos.

Entonces, ¿qué estás esperando? Es momento de probar suerte.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Curiosidades


Deja tu comentario