- Viajemos en Tren - https://viajemosentren.com -

La estación de tren más alta de Europa

Los Alpes Suizos, cómo no, tienen el honor de contar con la estación de tren más alta de Europa; es decir, la situada a mayor altitud sobre el nivel del mar: ni más ni menos que a 3.454 metros de altura, en las impresionantes cumbres del Jungfrau, en Interlaken.

Estuve en Interlaken y tuve la soberbia oportunidad de disfrutar de la belleza de aquella montaña de uno de los más bellos miradores que hay en la ciudad. Una terraza de una cafetería que está situada en el último piso del edificio más alto de Interlaken. Desde allí pude admirar sus cumbres eternamente nevadas, disfrutar de la sobrecogedora atracción de los aventureros que se lanzaban desde un pico cercano en ala delta hasta aterrizar en un gran descampado que había enfrente, y sobre todo, aspirar el aire puro de las montañas y tomar fotografías de los lagos que rodean a la ciudad. Por algo se llama Interlaken (entre lagos).

En aquella majestuosa montaña, el Jungfrau, preside todo el macizo montañoso, mientras a sus pies dirigiéndose al sur, se encuentra el Glaciar Aletsch, el de mayor tamaño y más largo de Europa, con 24 kms. de longitud.

Es una región de records, como podéis ver, y uno de ellos, como reza el título de este post, es, además, el de tener la estación de tren a más altitud de Europa, la del Jungfraujoch a 3.454 metros.

Debéis saber que lo ideal es buscar alojamiento en algunos de los hoteles de montaña que hay cerca de esta base. En Grindewald, por ejemplo, hay buenas ofertas. El viaje comienza en la base del Glaciar Eiger, a 2.060 metros de altura. Allí empieza un espectacular viaje de sólo 9,3 kilómetros de largo, en un tramo viario que se construyó entre los años 1896 y 1912 y que atraviesa una buena parte de la montaña casi desde su mismo inicio.

Se para por primera vez en Eigergletscher a 2.320, y desde ahí, y por el interior del Jungfrau se sube hasta Eigerwand a 2.850 metros. Es el primer punto panorámico del recorrido. El siguiente se encuentra en la próxima parada: Eismeer, desde donde se ven todos los Alpes.

Por último, la cumbre del viaje, lo más esperado: Jungfraujoch, la estación más alta, donde hay restaurantes, un museo de esculturas de hielo y un mirador/observatorio. Además, un ascensor aún nos subirá más arriba hasta el mirador Sphinx.

Túnel interior en el Jungfraujoch – Foto de Fukagawa