La estación de King Cross y Harry Potter

Hogwarts Express

¿Recordáis el andén 9 y 3/4? sí, es el andén por el que el popular mago de ficción Harry Potter accedía a la estación mágica y el tren que habría de llevar a los aprendices de brujos a la escuela de Hogwarts. Bien, pues ese andén existe, aunque claro está, sin esos poderes mágicos que se le atribuían en la película, de modo que no se os ocurra lanzaros contra el muro para intentar atravesarlo.

El Andén 9 y 3/4 de Harry Potter se encuentra en la estación de King Cross, en Londres. Se encuentra entre las plataformas 9 y 10 de esa estación, y yace, como en la película, enmohecido, nostálgico y avejentado, pero con el orgullo ahora de ser visitado con frecuencia por los amantes de esta popular saga mágica, quienes ya se aprestaron a colocarle el mismo cartel con el que se muestra en la película y que podéis ver en la fotografía de más abajo.

Por cierto, que todo tiene un por qué. Para J. K. Rowling, su famosísima escritora, aquella estación y aquel andén tienen un recuerdo imborrable. Era el año 1963, y en aquel preciso lugar, una joven arreciada por el frío de la época, esperaba la llegada de un tren. Observándola, un apuesto y galante joven británico le ofreció su abrigo. Sus miradas se cruzaron, y ya jamás volvieron a separarse hasta que así lo marcó el destino.

No había transcurrido ni un año cuando aquellos dos jovenes que se habían conocido en el hoy andén 9 y 3/4 de la estación de King Cross tuvieron su primer hijo: una preciosa niñita de ojos claros que acabaría por convertirse en la que es probablemente la escritora de más éxito mundial: J.K. Rowling.

Anden 9 y tres cuartos de King Cross

La vida de la escritora estuvo siempre ligada al mudno del tren, sin duda alguna, quizás marcada por aquel feliz encuentro, pues hasta el personaje que le dió el éxito, Harry Potter, nació en una estación, en la de Manchester, donde empezó a esbozarlo mientras esperaba un tren que se había retrasado cuatro horas.

Historias. Experiencias. Son las que se encuentran a cientos en cualquier banco en un andén. Encuentros, desencuentros, despedidas tristes, bienvenidas alegres. Sentimientos que se entrecruzan y que se ocutlan entre las pequeñas brumas de la estación y de los sonidos inconfundibles de nuestro mundo ferroviario…

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Curiosidades



Deja tu comentario