- Viajemos en Tren - https://viajemosentren.com -

Viajando en fotos en el Orient Express

Ya os he confesado en anteriores ocasiones mi pasión por el Orient Express. Para mí este mítico tren es el ejemplar perfecto de lo que debe ser un viaje en tren; el símbolo de toda una sociedad y de todo un siglo, el XX. La historia hecha belleza a través de su elegancia y su glamour.

Hoy vuelvo a él gracias a unas magníficas fotos que  he podido encontrar y que nos permite conocer un poquito más a fondo cómo debe ser el viajar en él. Quizás su estilo pueda ser recargado, no lo niego, pero es un sello propio inconfundible. En él no se viaja por viajar; no es simplemente llegar de un sitio a otro, o admirar los paisajes que pasan tras nuestra ventanilla.

Viajar en el Orient Express es saborear el pasado. Es vivir en propias carnes la historia del tren, y degustar la exquisita atención que nos prestarán en su interior.


Recuerdo haber visto esta misma imagen a través de la ventanilla del tren en la estación de Salzburgo, adónde hizo parada. Fue la primera vez que pude ver el Orient Express, aunque desgraciadamente sólo por fuera.

En mi imaginación se quedó ese interior de maderas nobles; esos pasillos enmoquetados y esas sillas que parecían sacadas de la época de Luis XV.

Colores relajantes, pálidas luces que no sólo ayudan a disfrutar más del exterior, sino también a ennoblecer la difícil tarea de convertir un viaje en simplemente perfecto.

El mismo bar del propio tren ya desprende esos aromas a bares de literatos y artistas; de conversaciones ricas en temas profundos: Historia, pintura, literatura, política… Sí, vale, dejo volar mi imaginación. Pero es tan bonito soñar con aquélla época…

Si queréis más información, aquí os dejo algo más: el Orient Express, y una foto histórica del Orient Express, de 1914.