El polémico tren de Belgrado a Sarajevo vuelve

Belgrado y Sarajevo

Las heridas de guerra se van cerrando con el tiempo. Dicen que éste todo lo cura, pero lo cierto, es que cuando de guerras civiles se trata, éstas dejan una marcada huella que a veces tarda generaciones en que se olviden. Racismos, episodios violentos, incompresiones e insolidaridades desconectan a unos territorios de otros. La guerra de Bosnia fue uno de los episodios modernos más desgraciados e incomprensibles de la reciente historia de Europa.

No, hoy no voy a centrarme en las salvajadas que se hicieron. Este es un blog para hablar de trenes y tampoco pretendo desviarme mucho. Hoy simplemente intento hablar de una de aquellas heridas que hace poco se ha intentado curar pero que desgraciadamente aún encierra mensajes claros de que la libertad, la comprensión y la solidaridad aún está lejos de haberse restaurado en la diferentes divisiones de la extinta Yugoslavia.

El Olympic Express era la joya ferroviaria de la antigua Yugoslavia. En aquellos años de apego al régimen comunista, la línea que cubría la ruta entre Belgrado y Sarajevo se consideraba como una de las más modernas del país. Para los años 80, aquella línea era muy utilizada entre los hombres de negocio, y años más tarde, con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos de Sarajevo en 1984, adquirió aún mayor fama entre los grandes deportistas del país.

La línea parecía vivir una época dorada, pero los años 90 notrajeron sino desgracias al país. La intransigencia política y religiosa de los serbios y sus deseos de independencia acabaron por arrinconar a los bosnios en Sarajevo durante 3 años. Aquella guerra de Bosnia del año 92 se llevó por delante la vida de muchos bosnios y la guerra acabó por cambiar a toda la sociedad del país: muchas más pobreza, ruina, diferencias sociales, injusticias y la presencia de refugiados.

La Olympic Express fue una de las damnificadas. El viaje en tren entre ambas ciudades se suspendió. No cabía en la mente de nadie que en aquel momento pudiera haber el más mínimo acercamiento entre ambos sectores sociales. El país se había quebrado y las vías fueron cortadas.

Han sido 18 años de «sequía» en que la línea férrea ha estado suspendida, y ahora, los políticos serbios y bosnios pretenden un acercamiento gracias al restablecimiento de aquel tren que unía a las ahora capitales serbia y bosnia: Belgrado y Sarajevo.

Sin embargo, lo que en principio parece un gran paso adelante en el restablecimiento de las relaciones, esconden aún mucho de miedos e intransigencias, pues serbios y bosnios se ven obligados a viajar por separados en diferentes vagones.

El convoy llevará tres vagones: uno para serbio-bosnio que se desenganchará poco nates de llegar a Sarajevo; un segundo vagón para los serbios y un tercer vagón para los bosnios.

Se quieren restablecer las comunicaciones, sí, pero incluso el trayecto será ahora más largo en tiempo que antes de la guerra. Serán ocho horas de recorrido, cuando antes eran seis, pero es que ahora son dos las fronteras que hay que cruzar y con ellas el lógico trasiego de pasaportes que desgraciadamente retrasa el viaje.

Los trenes, de momento, no serán demasiado modernos, pero es que la compañía ferroviara no quiere arriesgar demasiado hasta ver su funcionamiento, pues se prevé al principio que sólo el 50% de las plazas se ocuparán.

En cuanto a los precios, éstos serán de unos 45 dólares, o sea, unos 31 euros para el billete de ida y vuelta.

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Noticias, Viajes en tren



Deja tu comentario