El Chattanooga Choo Choo y su museo rodante

chattanooga choo choo

Cualquier imagen de aquellas pesadas y clásicas locomotoras a vapor nos recordarán al lejano Oeste. La gran máquina de hierro atravesando los valles americanos, el humo negro que señalizaba su posición a kilómetros de distancia, los paisajes naturales que le daban la bienvenida… el Chattanooga Choo Choo, con ese nombre tan infantil que parece sacado de un cómic, es un referente dentro de la historia ferroviaria americana que bien puede verse en el Museo del Ferrocarril del que hoy quiero hablaros.

Chattanooga es una ciudad que pertenece al estado de Tennessee, en Estados Unidos, del que es la cuarta municipalidad en importancia. Su principal atracción es esta locomotora, la conocida como Chattanooga Choo Choo, y el museo que allí puede visitarse referente a la historia de este ferrocarril que un día marcara una época.

Sin duda os sonará a muchos una vieja canción de Irving Berlin titulada precisamente así «The Chattanooga Choo Choo» y que hizo más famosa aún si cabe los viajes en tren por el valle de Tennessee, una de las zonas, según los que lo han recorrido, más bella para viajar en tren por Estados Unidos.

Actualmente el Museo Rodante de Chattanooga sigue ofreciendo una serie de recorridos por la zona a bordo de un viejo tren que está tirado por antiguas locomotoras.

En la estación de Grand Junction podemos subir al Missionary Ridge, que tira la locomotora 610. Casi duele oirla arrancar la marcha entre los bufidos de sus bielas, y la humareda que parece llenar la estación; sin embargo, se puede disfrutar de los vagones de época acoplados a la locomotora. Un poco más adelante se pasa por un túnel de cambio y es en la estación de Oriente donde se cruza con la máquina que hace el recorrido de vuelta. En este mes de febrero comienzan los recorridos, que parten cada domingo a las 10,40 h. y a las 12,05 h. aunque en marzo se amplía el número de viajes al día. El precio es de 15 $ para adultos y de 9 $ para niños de entre 3 y 12 años.

El Chikamauga es otro de los viajes en locomotora que puede hacerse en Chattanooga. Esta locomotora nos llevará en un viaje de 6 horas que además lleva incluido una excursión por toda la ciudad.

Igualmente, el Dixieland nos ofrece un pequeño viaje de unos 100 kms. desde la estación Grand Junction hasta Summerville, en Georgia.

Pero no sólo nos pueden ofrecer viajar en tren, sino que además hay excursiones que pueden combinarse con estos viajes, como por ejemplo la que se hace al río Hiwasee, cuya garganta podemos atravesar a caballo. Esta línea fue abandonada en el año 2001, pero hoy día se organiza como rutas turísticas.

Por cieerto, y para los amantes del cine y de las películas infantiles, desde el Museo Rodante de Chattanooga se organiza el viaje del Polar Express. Sí, ese tren pensado especialmente para niños y durante cuyo recorrido los más pequeños pueden disfrutar bebiendo refrescos y comiendo galletas en un trayecto que dura unos 75 minutos y en el que podrán conocer a Santa Claus.

Foto via: trainweb

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Trenes con encanto



Comments are closed.