El Expreso Malgache, el Tren de la Selva de Madagascar

Expreso Malgache

Estamos habituados a los viajes en tren por el continente europeo donde todo parece funcionar cronometradamente; donde todo es comodidad, ciudades modernas y gentes de nuestra misma cultura. A veces el choque cultural cuando nos movemos a otros continentes es tan fuerte que parece que nos trasladamos a otras épocas. Deseamos viajar en el Transiberiano no sólo por ser un viaje mítico, sino por su diferencia cultural y paisajística; nos gustaría subir en el Shinkansen japonés para avanzar en el tiempo, o cruzar las mesetas chinas para evocar los aires de poblados tradicionales.

África es desconcertante. Sus gentes, su actitud ante la vida, su Naturaleza, la pobreza instalada en sus aldeas que contrasta abiertamente con nuestro mundo de placeres. Los trenes cruzan frondosas selvas a un ritmo cadencioso; dejan entrever la salvaje fuerza de sus cataratas y la profunda resignación de su población.

Madagascar cuenta con el Expreso Malgache, el también conocido como Tren de la Selva que nos conduce desde Fianarantsoa, en las tierras altas, hasta manakara en las costas del Índico. Un viaje que cruza una selva virgen para unir al centro del país con las comerciales y un poco más ricas tierras agrícolas de la costa. Las vías ferroviarias nacieron para mejorar la calidad de vida gracias al impulso que dieron al comercio siglos atrás, y con esta misma intención, los franceses, colonizadores de estas tierras, se dieron cuenta de la necesidad del país de juntar ambas vertientes malgaches para aprovechar sus recursos.

Con mano de obra china, la más barata posible a principios del siglo XX, los franceses comenzaron a construir esta línea ferroviaria que se inauguraría en el año 1936, después de malgastar en su construcción cientos de vidas de sus obreros, que hubieron de enfrentarse a la dureza del terreno, del clima del país y de su pobreza. Disentería y malaria fueron enemigos implacables de estos pobres trabajadores que dieron su vida por conseguir que un país como Madagascar pudiera conectar a un lado y otro de la isla.

Tren de la Selva en Madagascar

Atravesando el corredor del Este, entre plantaciones de arroz y café, entre inmensos bananales, y en un desesperante ritmo que deja atrás raídas estaciones y viejos railes, donde las gentes hacen su vida cargados con cestos de mimbres o destrozadas maletas, el Tren de la Selva, el Expreso Malgache, deja oir su silbato al paso por los bosques.

El viaje es puro sentimientos. Sensaciones que quedan marcadas en las retinas; recuerdos imborrables de un viaje muy diferente que a buen seguro deja una marca en el corazón.

Os dejo con un vídeo montaje de este tren de Madagascar…

Os recomiendo leer el relato de este viaje de Sergi Formentin y de Joan Biosca, a quien pertenecen estas dos fotografías.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Trenes con encanto, Videos de trenes


Deja tu comentario